El origen de los signos del Zodiaco chino

En la entrada de hoy, vamos a hablar del origen de los signos del Zodiaco chino.

En el caso de que no lo sepáis, según la astrología china, el 2020 es el año de la Rata. De hecho, el pasado 25 de enero, los chinos celebraron la entrada al nuevo año.

Asimismo, aunque los japoneses celebran el Año Nuevo como nosotros, los occidentales, también poseen en su acervo cultural la adopción del horóscopo chino. Precisamente por eso, tienen un cuento que explica el origen del Zodíaco chino: por qué la Rata es el primer signo y por qué el Gato se encuentra fuera de él.

Ya que este cuento me parece muy interesante, os lo voy a traducir del libro que se titula 日本昔ばなし101 (Manga Nihonbanashi 101).

El origen de los signos del Zodiaco chino十二支の由来 (Juu ni shi no yurai)

Hace mucho, mucho, pero que mucho tiempo, en lo más profundo de lo profundo de las montañas, en la cima de una de ellas, vivía un dios.

El 30 de diciembre de un cierto año y, a pesar de que solo quedaba un día para Año Nuevo, ese dios escribió una carta a todos los animales del país. Cuando terminó de escribirla, la dejó en la ventana para que se la llevase el viento.

Hacia las montañas y más allá

La carta voló hacia las montañas, los ríos, los valles, los bosques, es decir, a todos los rincones del país. Así, todos los animales la habrían recibido al alba del 31 de diciembre.

El contenido de la carta era el siguiente: «Los doce primeros animales que vengan a verme la mañana del 1 de enero, se convertirán, por orden de llegada, en los jefes de ese año. Firmado: Dios».

Los animales, entusiasmados, dijeron: «Vaya, vaya, sea como sea tenemos que ser los jefes…».

El Gato

Ahora bien, de todos ellos, solo uno no había leído la carta. Un gato que estaba por allí tranquilamente.

Entonces, dicho Gato le preguntó a la Rata sobre su contenido. La traviesa Rata, en vez decirle que ese dios les había pedido que se reuniesen la mañana del día 1, le dijo que era la del día 2. El Gato le dijo: «Gracias, Rata, qué amable eres».

Así pues, todos los animales estaban entusiasmados y dispuestos a ganar. «Bueno, como hay que estar allí mañana por la mañana temprano, vamos a irnos a dormir pronto» —dijeron y así lo hicieron—.

El Buey

Sin embargo, solo el Buey dijo lo siguiente: «Como camino muy despacio, voy a irme durante la noche», y así lo hizo.

La Rata, al verlo, de un salto, se montó en su lomo y dijo: «Ah, ¡qué cómodo es esto!».

El Buey, ajeno, seguía caminando de forma lenta y pesada y dijo: «Muuuu, mira que si llego yo el primero».

Al día siguiente

Pues bien, al día siguiente, cuando todavía estaba oscuro, los animales, al unísono, se dispusieron a partir. El Perro, el Mono, el Tigre, la Serpiente, el Conejo, el Gallo, la Cabra, el Caballo… todos se fueron corriendo al lugar donde vivía ese dios.

La Rata

Por fin, cuando el sol comenzaba a bañar con sus rayos al nuevo año, el primero en aparecer fue… ¡el Buey! Ah… no, ¡fue la Rata!

La Rata saltó de los lomos del Buey y, en un instante, se puso delante de ese dios.

—Dios, ¡Feliz Año Nuevo!
—¡Ohhh! ¡Enhorabuena, enhorabuena!

El Buey, con mucha rabia, no podía hacer nada y llorando dijo: «¡Muuuu no es juuusto!».

El anuncio de ese dios

A continuación, llegó el Tigre, después el Conejo y el Dragón. De esta forma, cuando ya habían llegado todos los animales, ese dios, finalmente, se dispuso a anunciar el orden de los años.

—Habéis llegado a tiempo y voy a deciros el orden de los años. El primero será el de la Rata, el siguiente, el del Buey; después, el del Tigre, el del Conejo, el del Dragón, el de la Serpiente, el del Caballo, el de la Cabra, el del Mono, el del Gallo, el del Perro y, por último, el del Jabalí. Por lo tanto, ya están decididos los 12 puestos.

Así que a esto se le bautizó con el nombre de los signos del Zodiaco chino.

La celebración

Ese dios se rodeó de los 12 signos del zodiaco y comenzaron a beber sake para celebrarlo.

—¡Un brindis! —dijeron contentos el Dragón y el Caballo—.
—¡Un brindis! —dijeron también el Conejo y la Rata—.

En ese momento, el Gato, muy malhumorado, llegó corriendo y dijo: «¡Maldita Rata! ¡Me has engañado a base de bien! ¡Como te pille te voy a comer! ¡Espérate y verás!».

La Rata huyó precipitadamente y el Gato la persiguió: aquello se convirtió en una celebración muy sonada.

El orden de los signos del Zodiaco chino

Así parece que se formó el origen de los signos del Zodiaco chino y, de ahí que el primer año corresponda a la Rata.

Además, y debido a que el Gato no pudo formar parte de ellos, sigue enfadado y por eso, aún hoy, la sigue persiguiendo.

Fin.

Bueno, pues espero que hayáis disfrutado del cuento.

¡Saludos!

Texto traducido de 日本昔ばなし101 ISBN4-06-211587-5 y podéis comprarlo aquí.

2 comentarios de “El origen de los signos del Zodiaco chino”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *